La cita de mi vida

“Y al fin y al cabo, creo yo, el destino de toda cosa en el universo, tal vez incluso el universo mismo, sea convertirse en Literatura. Todo hecho que no se pierde de la memoria, se vuelve Historia o Novela, y finalmente la Historia se lee como Novela, cuando ha pasado mucho tiempo y ya los nombres y las situaciones carecen de significación afectiva para nosotros. Todo es, o será, Literatura, o por lo menos todo es, o será, leído. O al menos escrito.”
Mario Levrero, El alma de Gardel
cuento-vida-1

Ilustración ©Fabricio L.

Felipe es un joven adolescente de dieciséis años de edad, toda su vida ha sido tímido y solitario. Es un muchacho noble y de buen corazón, orgullo de sus padres por ser el mejor estudiante de cuarto grado del instituto. Por más de tres años, ha vivido enamorado de Paola, la chica más linda y popular que ha conocido. En pocas palabras, todo lo contrario a él. Ella era su amor imposible.

 

Como de costumbre, todas las noches Felipe se acomodaba sobre su cama y revisaba el perfil de Paola en Facebook. Cada foto le hacía producir una pequeña sonrisa involuntaria pero, a la vez, se sentía muy cobarde por no tener la valentía de expresar sus sentimientos.

 

Después de muchas luchas internas, finalmente tuvo el coraje para entrar en chat con Paola. Ella respondía amable y divertida… y así, nació una entretenida conversación aquella noche. Felipe la invitó a salir el siguiente día y ella aceptó.

 

Toda la noche no pudo dormir pensando en la cita, imaginándose a Paola a lado suyo. Pasaban por su cabeza varias escenas de ellos tomados de la mano, ambos caminando por el parque, yendo juntos al cine, etcétera, etcétera.

Los rayos de luz que asomaban por la ventana hicieron que Felipe despertara. Se había quedado dormido demasiado tiempo, ya eran las once de la mañana. Su madre no estaba, los sábados salía a trabajar.

 

Era tardísimo, y él vivía a unas horas de la capital. Con Paola había quedado en encontrarse a las dos de la tarde en la plaza central. Su estómago rugía de hambre. Preparó algo ligero y se arregló a toda velocidad para su cita; se perfumó, se vistió elegantemente. El día estaba perfecto para declarársele al amor de su vida, nada podía fallar.

 

Mientras caminaba, se cruzó con unos perros rabiosos que buscaban comida en unos contenedores de basura. Al notarle, los perros comenzaron a acercarse llenos de furia. Felipe corrió con toda su fuerza, pero los canes no dejaban de perseguirlo. Cada vez con más ansias deseaban morderlo. Atrapado en un callejón, intentó treparse por una pared pero no lo consiguió. Uno de esos perros se lanzó contra él. Lo mordió en el brazo derecho. Entonces se acercaron un grupo de jóvenes que, por su aspecto, parecían mendigos. Sacaron algunos palos para amedrentar a los perros.

cuento-vida-2

Ilustración ©Fabricio L.

¿Deseas leer la versión completa de este cuento?